Visitas:

jueves, 7 de abril de 2016

Soy docente pero no “dicto” clase

Alguna vez alguien me pregunto: ¿Ud. es docente?  ¿Dónde dicta clase?; esa fue la primera vez que el término “dictar clase” comenzó a sonarme raro, porque la verdad es que yo nunca dicté clase. La expresión a la que me refiero parece tener un uso muy antiguo, parece provenir de cuando los libros eran algo extraño, de cuando los alumnos no tenían acceso a los libros y, el profesor, que tenía el privilegio de tenerlo, paseaba entre los bancos dictando lo que el libro tenía escrito. De esta manera los alumnos se apropiaban del conocimiento, no existía otra forma, pero esta no ha sido nunca mi realidad, ¡ni la de mis alumnos!, en los 25 años que llevo “dando clase”.

Tampoco era la realidad de mis épocas alumno, en mis años mozos era posible comprar libros, difícil pero posible. Tampoco mis profesores “dictaban clase”, eso era ya cosa del pasado. Sin embargo, aún subsisten formas de encarar la clase como si fuese un dictado, hay docentes que se comportan en el aula como si viviéramos en aquella lejana época en la que los alumnos no podían acceder al material escrito.
Hoy por hoy, la mayor parte de mis alumnos, llevan una gran biblioteca en el bolsillo, me refiero al Smartphone que tienen casi todos ellos, además, un gran porcentaje, tiene un servicio de paquete datos en su celular de manera que pueden acceder a una casi infinita cantidad de material escrito y multimedial.
Muchas veces me ha pasado que un alumno, habiendo consultado en internet, aporta contenidos desconocidos para mí, que son muy valiosos para la clase, produciéndose entonces un hecho muy sorprendente, ¡yo aprendo de mis alumnos!. Mi alumno contribuye a perfeccionarme y capacitarme como docente y, con esto, no solo me beneficia a mí sino a los alumnos presentes en el aula y a mis futuros alumnos.

Yo me pregunto si no será que muchos profesores no quieren darle cabida al internet en el aula, bajo la excusa de las distracciones y el mal uso de la tecnología, porque en realidad, y de manera tal vez inconsciente, están temiendo perder protagonismo y, por eso, aunque ya no “dicten clase”, siguen teniendo la actitud de “dictar”. 

3 comentarios:

  1. se deberia dictar clases y dar clases comprensivamente con aclaraciones de los que los alumnos saben por medios electronicos si se perdiera el paso de que los docentes prepararan compresivamente los qu los alumnos consiguen por los medios electronicos se pierde la capacidad humana de pensar y de dar lo que la experiencia humana aprende los medios electronicos se pueden llevar puesos a la capacidad de pensar humanamente no electronicamente y con ello la libertad de elaborar el conocimiento y el aprendizaje y la experiencia y la escritura manual no electrica esta revolucion electronica se puede llevar puestos a la forma de pensar y de escribir manualmente con papel y lapiz o tiza y pizarron es una coyuntura dificil leer en un libro a santo tyomas de aquino en latin es distinto a pensar lo que se puede pensar leyendo y escribiendo personalmente al doctor comun

    ResponderEliminar
  2. eduardo y viviana muy lindos hijos les deseo un buen desarrollo en la formacion de la doctrina catolica de la familia

    ResponderEliminar