Visitas:

jueves, 25 de junio de 2015

Los excesos de una profesora y el mal uso de las tecnologías en el aula

Hace unos días tomé contacto con un video, que me llegó por whatsapp, tomado por un alumno del Departamento de Aplicación Docente en una hora de clase, donde puede observarse a una profesora de literatura, notablemente fuera de sus cabales, maltratando verbalmente a sus alumnos. El video se ha conocido públicamente ayer y ya está en todos los diarios. Como profesor de Ética especializado en uso de nuevas tecnologías quiero expresar mi opinión.
Expresiones indefendibles


Siguiendo los comentarios de los diarios online, las opiniones en las redes sociales, y la opinión de periodistas y oyentes en las radios veo que, si bien todos coinciden en que las expresiones de la profesora son poco afortunadas, hay una tendencia a justificar los exabruptos de la docente debido a las faltas de disciplina de los alumnos, y creo que esto es particularmente peligroso.

Soy docente, y en alguna ocasión he cometido faltas en el trato hacia los alumnos, no me escandalizo ante lo sucedido, sin embargo no es posible adoptar una actitud demasiado benévola respecto a este hecho, comprendo lo que le ha sucedido a la profesora pero no lo justifico como no puedo justificarme a mi mismo por haberme excedido en algún momento.

Ahora resulta que la FADIUNC sale a defender a la profesora del video. Mas allá de lo cierto de que el video no muestra los méritos de la docente, no muestra la indisciplina de los alumnos, no muestra las condiciones indignas del trabajo y, ciertamente, es un mal recorte de la realidad, creo que alcanza para que nos demos cuenta de que los excesos de la profesora no tienen forma de ser justificados. Creo que la profesora debe ser sancionada, creo que tenemos que recuperarnos de esta anomia reinante en el medio educativo. Los alumnos deben ser puestos en su lugar, deben ser sancionados cuando comenten faltas, pero la educación enseña primero con el ejemplo y, si quien falta el respeto a sus alumnos, no es sancionada, ¿cómo podemos pedir luego que se sancione a los alumnos que hacen lo mismo?

No debemos confundir el loable anhelo de una educación donde las reglas se cumplan y los alumnos se comporten como es debido, con la justificación de los excesos docentes.

Uso de las tecnologías en el aula

Con respecto a esto hay mucha confusión, en mayo de 2008 se aprobó, en la provincia de Mendoza, la ley 7861 que prohíbe el uso de celulares y otros dispositivos electrónicos durante las horas de clase para los alumnos y docentes. 

Creo que si bien la ley, en su artículo 6 deja abierta la posibilidad de la incorporación de tecnología a la labor docente, lo deja a criterio de la DGE, y no tenemos noticias sobre los criterios de dicho organismo al respecto.

El asunto no es prohibir simplemente, sino dar algunas pautas, prohibir si se quiere alguno usos como hacer y recibir llamadas, enviar mensajes de texto, uso inadecuado de redes sociales, tomar fotos y filmar, etc. Pero debe tenerse en cuenta que el celular, sobre todo conectado a internet, puede ser muy útil en el aula; todos sabemos que los celulares están reemplazando a las computadoras, muchos de nosotros hemos reducido notablemente el tiempo que nos pasamos sentados frente a una computadora gracias al uso de los celulares. Existe una infinidad de aplicaciones educativas que podrían potenciar la actividad del docente.

Hace uno días, al ver a un alumno que miraba su celular durante una hora de clase, me dirigí a él pidiendo que guardara el celular, como toda respuesta el alumno me mostró la pantalla de su celular donde podía leerse el contenido que yo había compartido en mi aula virtual como apoyo de la misma clase presencial que yo estaba dando en ese momento. En ese momento retiré mi pedido y le permití que siguiese usando el celular para ese solo efecto.

La labor docente lleva una buena parte de labor administrativa, en nuestro colegio trabajamos con planillas electrónicas de notas que están en "la nube", cuando yo registro las notas de lecciones orales, tomo mi celular y las vuelco en forma directa en las planillas electrónicas,¿está mal eso?, sin embargo si me atengo a la ley estaría prohibido.

La pregunta es si los alumnos que filmaron a la profesora deben ser sancionados, toda vez que probablemente haya sido el único medio que los alumnos tenían para demostrar los destratos de su docente. Creo que el caso debe analizarse por quienes conocen la institución donde ocurrió este incidente, sin embargo, a priori, no me apresuraría a decir que el alumno debe ser sancionado.

Eduardo Cattaneo
Lic en Ciencias de la Educación
Especializado en uso de TIC
Profesor de Formación Ética

1 comentario:

  1. Gisella Orsich6/28/2015 7:50 p. m.

    Eduardo me parece muy acertada tu postura. También es cierto que los adolescentes ya no se comportan como lo éramos nosotros con 17 años, pero no es manera de justificar el accionar de la docente. No me parece apropiado tener que hablarles con falta de respeto porque ella como adulta tiene que dar el ejemplo.

    ResponderEliminar